Forbes nombra a ASU una de las mejores grandes empresas de EE.UU.

" Volver |

Publicado originalmente en ASUNews

15 de febrero de 2023

El 15 de febrero, Forbes incluyó a la Universidad Estatal de Arizona entre las mejores grandes empresas de Estados Unidos para 2023.

En colaboración con Statista, proveedor mundial de clasificaciones y encuestas a gran escala, Forbes encuestó a unos 45.000 empleados estadounidenses de empresas con más de 1.000 trabajadores.

Quinientos empleadores estadounidenses de 25 sectores industriales fueron reconocidos y evaluados en función de la disposición de los encuestados a recomendar su empresa a amigos y familiares.

Michael G. Latsko, vicepresidente y director de recursos humanos de la ASU, dijo que el título de Mejor Gran Empleador refuerza la reputación de la ASU como empresa que ofrece excelentes oportunidades de empleo a nivel nacional.

"Este honor, especialmente porque es el resultado de la opinión de los empleados, es un testimonio significativo de la posición de la ASU como destino nacional para los mejores talentos", dijo Latsko.

"En ASU, nos centramos en alimentar nuestra cultura única e inclusiva de pertenencia, donde los empleados se sienten valorados, pueden prosperar en sus carreras y apoyar un impacto social genuino. Nuestra cultura y nuestra gente hacen de ASU uno de los mejores lugares para trabajar en la educación superior y en el país."

En agosto, Forbes también nombró a la ASU uno de los mejores empleadores de Estados Unidos por estado para 2022.

Forbes y Statista recopilaron recomendaciones directas de los empleados, así como recomendaciones indirectas de trabajadores del sector. Dado que la experiencia de los empleados puede variar enormemente en función del tamaño de una organización y de cada trabajador, la lista final clasifica a los 500 grandes empleadores que recibieron más recomendaciones. Comenzando en 2015 con America's Best Employers, Forbes y Statista han ampliado desde entonces la cobertura para incluir a los empleadores considerados mejores para la diversidad, las mujeres y los recién graduados.

Forbes nombra a ASU una de las mejores grandes empresas de EE.UU.

" Volver |

Publicado originalmente en ASUNews

15 de febrero de 2023

El 15 de febrero, Forbes incluyó a la Universidad Estatal de Arizona entre las mejores grandes empresas de Estados Unidos para 2023.

En colaboración con Statista, proveedor mundial de clasificaciones y encuestas a gran escala, Forbes encuestó a unos 45.000 empleados estadounidenses de empresas con más de 1.000 trabajadores.

Quinientos empleadores estadounidenses de 25 sectores industriales fueron reconocidos y evaluados en función de la disposición de los encuestados a recomendar su empresa a amigos y familiares.

Michael G. Latsko, vicepresidente y director de recursos humanos de la ASU, dijo que el título de Mejor Gran Empleador refuerza la reputación de la ASU como empresa que ofrece excelentes oportunidades de empleo a nivel nacional.

"Este honor, especialmente porque es el resultado de la opinión de los empleados, es un testimonio significativo de la posición de la ASU como destino nacional para los mejores talentos", dijo Latsko.

"En ASU, nos centramos en alimentar nuestra cultura única e inclusiva de pertenencia, donde los empleados se sienten valorados, pueden prosperar en sus carreras y apoyar un impacto social genuino. Nuestra cultura y nuestra gente hacen de ASU uno de los mejores lugares para trabajar en la educación superior y en el país."

En agosto, Forbes también nombró a la ASU uno de los mejores empleadores de Estados Unidos por estado para 2022.

Forbes y Statista recopilaron recomendaciones directas de los empleados, así como recomendaciones indirectas de trabajadores del sector. Dado que la experiencia de los empleados puede variar enormemente en función del tamaño de una organización y de cada trabajador, la lista final clasifica a los 500 grandes empleadores que recibieron más recomendaciones. Comenzando en 2015 con America's Best Employers, Forbes y Statista han ampliado desde entonces la cobertura para incluir a los empleadores considerados mejores para la diversidad, las mujeres y los recién graduados.

La convergencia de la tecnología y la personalización desempeñan un papel fundamental en el futuro de la educación

" Volver |

Publicado originalmente en K12 Digest

Julie Young, directora general de ASU Prep y vicepresidenta de ASU Educational Outreach, ha sido celebrada como una disruptora de la educación durante casi tres décadas. Fue la consejera delegada y presidenta fundadora de Florida Virtual School, la primera escuela virtual de ámbito estatal del mundo y una de las mayores proveedoras de educación en línea K-12 del país. Cuando no está dirigiendo programas escolares internacionales, la encontrará en la playa más cercana con varios golden retrievers.

La navegación por una pandemia mundial reveló momentos de aprendizaje en prácticamente todas las facetas de la vida, pero algunos de los mayores aprendizajes se produjeron a raíz de ella. La pandemia no sólo obligó a que surgieran nuevos métodos, sino que también estimuló una nueva forma de pensar. En el camino, la mentalidad colectiva cambió de lo que había que hacer de forma diferente a lo que se podía hacer de forma diferente.

En casi todos los sectores, la pandemia nos obligó a repensar verdades largamente sostenidas y abrió las puertas de par en par para considerar nuevos enfoques de los métodos convencionales. La educación no es una excepción. De hecho, la educación puede ser el ejemplo más fuerte de todos ellos. El aprendizaje digital, que en su día fue una excepción rodeada de misticismo, está ahora presente en la educación, desde las aulas presenciales hasta las opciones híbridas o flexibles, pasando por las totalmente online.

En los primeros días de la pandemia, los errores se multiplicaron en las escuelas de costa a costa, incluso en todo el mundo. La interrupción del aprendizaje tradicional fue brusca. Empujó a los educadores a un entorno totalmente online sin ninguna preparación.

Dada la forma hiperpersonalizada en la que vivimos muchos de nosotros -con anuncios que se adaptan a nuestro historial de navegación y listas de reproducción personalizadas que reflejan nuestros gustos musicales- la pandemia reveló la educación como una anomalía evidente.

Históricamente, aunque muchas escuelas ofrecían opciones en línea para la aceleración y la recuperación, esas opciones digitales se distribuían y aplicaban de forma desigual. Muchas escuelas carecían de una estrategia integral sobre cómo las herramientas de aprendizaje digital podían complementar y apoyar todo su plan de instrucción y, como reveló la pandemia, el personal estaba en gran medida poco preparado para enseñar en un entorno de instrucción con apoyo digital.

Sin embargo, en última instancia, surgió un resquicio de esperanza de la pandemia. El aprendizaje digital ha sido reconocido como un método de enseñanza viable y con mucho potencial. Esto es especialmente cierto cuando se trata de responder a las circunstancias únicas de los estudiantes o a sus necesidades personales.

Tomemos como ejemplo a los niños militares. Estos alumnos pasan con frecuencia de un sistema escolar a otro; en algunos casos, entran en un nuevo distrito desconcertados porque el material es más avanzado que su experiencia anterior, y en otros, pierden meses de aburrimiento mientras esperan que los alumnos del nuevo distrito se pongan al día. Además, cada vez que se traslada hay un nuevo grupo de compañeros con los que tiene que lidiar. Es un trastorno, pero hay alternativas.

Para las familias de militares -y para muchas más- el aprendizaje digital ofrece importantes ventajas académicas y sociales. ASU Prep Digital es un programa en línea K-12 que se integra completamente con la Universidad Estatal de Arizona. Funciona dentro de la red ASU Prep de escuelas K-12, que se han convertido en un modelo para ofrecer un espectro de opciones de aprendizaje con apoyo digital, desde las presenciales hasta las totalmente online.

Los programas han sido adoptados en todo el mundo por estudiantes de prácticamente todos los orígenes imaginables: Estudiantes ambiciosos cuyo plan de estudios local ofrece pocos retos y un camino borroso hacia la universidad. Jóvenes con problemas de salud que les dejan lo suficientemente fuertes para aprender, pero poco aptos para los rigores de una escuela pública típica. Jóvenes músicos, artistas y atletas con talento cuyos rigurosos horarios de práctica y actuación exigen una mayor flexibilidad de la que permiten la mayoría de los distritos. Hombres y mujeres jóvenes de la Ucrania devastada por la guerra, que reconocen que la educación es la clave para un futuro mejor.

Los nuevos modelos ganan adeptos

El interés por los modelos de aprendizaje alternativos no ha dejado de crecer desde que surgió la pandemia. Sin embargo, para ser claros, la tecnología no es nueva. El aprendizaje en línea existe desde hace décadas. Lo que sí es nuevo es la mayor conciencia de que no todos los estudiantes aprenden de la misma manera, al mismo ritmo y en el mismo entorno, lo que está estimulando un nivel de innovación sin precedentes en el sector educativo.

El resultado es una despolarización constante. Los estudiantes ya no tienen que elegir estrictamente en persona o estrictamente en línea. Las líneas se están difuminando para adaptarse a las necesidades únicas de los estudiantes.

En el centro de este pensamiento avanzado hay una pregunta crítica: ¿Cómo quieres aprender? La ASU Preparatory Academy ofrece una visión de cómo poner las necesidades personalizadas de los estudiantes en el centro puede dar forma a las modalidades y ofertas. ASU Prep es una escuela acreditada de preparación para la universidad que atiende a estudiantes de los grados K a 12, y está autorizada por la Universidad Estatal de Arizona. Fundada en 2008 con un único campus presencial, en 2017 ASU Prep amplió su oferta presencial y lanzó ASU Prep Digital, construida sobre el mismo marco de preparación para la universidad, pero con clases exclusivamente en línea y disponible para estudiantes a tiempo completo y parcial en cualquier parte del mundo.

Hoy en día, la gama de opciones de ASU Prep abarca, por un lado, los campus de inmersión en las instalaciones de Phoenix y sus alrededores y, por el otro, los programas totalmente flexibles, en cualquier momento y en cualquier lugar, todos ellos diseñados para mantener a los estudiantes en un camino acelerado hacia la universidad. En las aulas presenciales, los profesores adoptan el aprendizaje mixto mientras aprenden a aprovechar las herramientas digitales para maximizar la personalización de cada estudiante.

Los estudiantes y sus familias también pueden encontrar una serie de programas híbridos y microescolares adaptados a sus necesidades y preferencias de aprendizaje. Además de los campus presenciales de cinco días, dos campus híbridos en el área metropolitana de Phoenix llevan a los estudiantes al aula tres días a la semana, dejando dos días para un aprendizaje más flexible.

ASU Prep Local es uno de los nuevos programas híbridos diseñados para estudiantes en línea que anhelan una mayor interacción personal que la que permite un modelo totalmente virtual; el trabajo del curso digital se ve reforzado con la colaboración en persona, el debate y el aprendizaje basado en proyectos en pequeños grupos. Avanzando un poco más, la ASU Prep Experience, otro modelo híbrido, ofrece un único día a la semana para que los estudiantes de secundaria en línea se aclimaten al entorno universitario asistiendo a clases en el campus de la Universidad Estatal de Arizona. Ambos programas responden al creciente interés por las microescuelas entre las familias que se sienten atraídas por cohortes más pequeñas y oportunidades de aprendizaje específicas pero flexibles.

Las nuevas inscripciones en la ASU Prep Digital, totalmente virtual, siguen siendo fuertes, aunque la mayoría de las escuelas de la zona hace tiempo que han retomado los horarios presenciales habituales. Sin embargo, quizá lo más revelador de la necesidad de opciones de aprendizaje más adaptadas sea la fuerza de las nuevas modalidades híbridas, cada una de las cuales ha superado las previsiones de matriculación en el momento de su lanzamiento y continúa expandiéndose para satisfacer la creciente demanda.

Mirando al futuro

Tras la pandemia, hubo prisa por "volver a la normalidad", lo que para muchos significó el regreso a las aulas tradicionales. El reto, sin embargo, es que los estudiantes necesitan más opciones, no menos. Los modelos en línea o híbridos no son para todos los estudiantes, pero pueden ser el boleto para el estudiante que no está prosperando en el aula o el estudiante cuyas circunstancias personales dictan una necesidad de flexibilidad.

El futuro del aprendizaje es personalizado: va al encuentro de los estudiantes donde están, evalúa lo que saben, adapta los contenidos en tiempo real para garantizar su comprensión, les ofrece nuevas modalidades si necesitan aprender de otra manera y les acompaña a lo largo de su recorrido.